jueves, 3 de enero de 2008

CUENTACUENTOS 7-1-2008

Cuentacuentos 7-1-2008

Frase de los Duendes "Los muertos no necesitan aspirinas"

Los muertos no necesitan aspirinas y los que las tomamos con frecuencia por motivo de algunos "vivos", tampoco la necesitaríamos, si ellos estuvieran fuera de nuestro mundo.
El 27 de Octubre de 1990, la maestra Carmen, empezó a traumatizarme a mí y a otros alumnos. Quizás podría añadir sin equivocarme, que además también lo hacía con gente fuera del colegio.
Recuerdo la fecha con exactitud, porque hacía poquito que había empezado el nuevo curso y porque ese día me avergonzó delante de toda la clase. Pasé tal apuro, que no creo que la fecha se me pueda olvidar jamás.
Esta mujer estaba como ida. ¿Qué digo ida? Estaba loca de remate. Se comía las uñas, los lápices o su propio pelo. Era tan nerviosa y lo sigue siendo aún, que tenía que tener algo en la boca chupándolo o mordisqueándolo sin parar. Hablaba sola, gritaba como una energúmena o corría por todo el colegio sin motivo de alarma o urgencia que así lo requiriera. Después de comer, se enojaba de forma especial. Nunca he podido saber si es que padecía de estómago o era otra de sus excentricidades para llamar la atención de todo el mundo. Eso no es todo por desgracia. También manipulaba a l@s alumn@s y hacía que fueran a visitar a un amigo o novio que tenía, (que por cierto vivía con ella).
A mí me hizo pasar los peores momentos de mi vida:
Me puso en ridículo delante de todo el colegio, llamó a mi padre para que me llevaran al psicólogo (que por cierto, resultó ser otro psicópata de mucho cuidado), se inventó haberme oído decir que me iba a suicidar y le decía a los padres de mis compañeros que yo era una mala influencia para sus hijos (resultando obvio, que me pasé el curso sin ningún amigo o amiga en la que poder confiar). Creo que eso lo debió hacer con todos, para que los niños no habláramos entre nosotros y pudiéramos llegar a conclusiones que en ese momento por nuestra edad se escapaban de nuestro entendimiento.
Otra chica y yo, la empezamos a llamar como mote "la droga". Al principio sólo se lo llamábamos nosotras dos, pero no tardó mucho tiempo en que la llamara así toda la clase.
Para colmo, descubrí cierto día, que le gustaba mi padre y que trataba de engatusarlo con ciertas artes eróticas que al parecer, dominaba a la perfección. Desde ese día, puse en guardia todos mis sentidos y me puse a vigilarlos de forma desesperada... No quería ni pensar en lo que ocurriría, si también ponía a mi progenitor en mi contra.
Gracias a Dios, mi padre no cayó en sus redes y eso hizo que ella me odiara más si cabía.
Sé de niños a los que ha jodido la vida para siempre (aunque conmigo no pudo).
Lo peor de todo esto, es que en la actualidad sigue dando clase de primaria y eso quiere decir que sigue usando las malas artes y entrañas, porque de no ser así, ya hubiera sido descubierta.
Hoy día, todo el colegio la llama "la droga", pero que yo tenga conocimiento, nadie se ha atrevido a denunciar todas esas cosas que desde siempre ha hecho. Quizás todos los que hemos sido alumnos suyo no estemos preparados para enfrentarnos a que no nos crean y le den preferencia a su detectable e "intachable" expediente y a su saber manipular.
Si al menos, pudiera reunirme con antiguos alumnos y hablar de nuestras experiencias, pero pasado todos estos años, seguimos viéndonos como bichos raros nada convenientes y tomando aspirinas para calmar los dolores de cabeza que nos causa el recuerdo y la impotencia. Así ha ido sucediendo curso tras curso en todos estos años.
La quiero muerta, al menos para la enseñanza y dejar de enriquecer a Bayer con la compra de tantas aspirinas.
Marisela
Más historias:
http://www.elcuentacuentos.com/

19 comentarios:

Rose Sepúlveda dijo...

Yo también nombre a la Bayer en mi cuento!!!

Me gustó el cuento! Da mucho que pensar y hay algunas cosas que si bien no las dice, son facilmente imaginables.

Así qu enada, si decides hacer una colecta de firmas para que saquen a "la droga", ya sabes donde encontrarme ;)

Besos,
Rose

El mundo de Yas dijo...

me trae recuerdos veridicos de mi infancia con otra "drogas de por medio, que marcó mi destino desde niño...

Eso si, yo si me tome la libertad de arroyarla cuando sucumbió a su jubilación...

Me ha gustado la historia, tiene pinta de veridica, aunque claro eso nunca se sabe...

Un besote.
Andres.

Soledad dijo...

Yo también conocí un bicho semenjante a la profe de tu relato. No era mi maestra, pero si la de un hermano mío y al final pudimos hacer que fuera expulsada de la decencia y ponerla a buen recaudo.
Besossss.

Roc dijo...

Buenísimo tu relato como ya te dije en su momento. Siempre es un placer leerte.
Felicidades y besos para tí.

Agua dijo...

Que triste es que haya persona que destruya la ilusión y la inocencia de un niño y tú lo cuentas tan bien....
Abrazos para este 2008 que acaba de comenzar.

Sureña dijo...

Madre mía... menuda psicópata!!!
No entiendo cómo sus compañaeros no hacen nada para quitarla de la enseñanza...

Me ha gustado mucho tu manera de enlazar tu historia con la frase...

Un beso!

Jara dijo...

Que la encierren en el manicomioooooooooo!!!!!
Sólo una pregunta... ¿esto es real? porque según lo cuentas lo parece! Y sería un poco fuerte. Aunque visto lo visto hay a gente a la que le encanta hacer la vida imposible a los demás.

Besos

MARISELA dijo...

No es real en mi caso, aunque es verídico para muchos niños.
Lo peor de la gente mala, es que parecen buena y los demás confían en ellos.
Conozco muchos casos diferentes que si puedo iré poniéndolos en otros relatos...

Jara dijo...

No han cambiado las normas, es que esta vez yo me las he saltado e hice un poco de trampa como ya anunciaba en he publicado ;)

1besito guapetona



pd: que pena que esas realidades existan verdad? (la de tu relato) bueno y tantas otras...

Miriam dijo...

Madre mía, espero que no existan profesoras asi de verdad! Aunque hay cada elemento suelto...

me gustó tu historia!

besos verdes!

Disonante dijo...

Hola! Interesante el tema que tratas, yo lo hubiera amasado un poco más como historia, no como unos hechos que se cuentan, no sé, porque se cuenta en primera persona pero no creo que se refleje bien el sentimiento de quien lo escribe, no consigo meterme en la historia.

Saludos!

P.D. La crítica constructiva hace crecer, las alabanzas hacen dormir bien.

Niobe dijo...

Joder, que crueldad... Yo creo que nunca he tenido un profesor así... Había algunos que me gustaban más y otros menos, pero dentro de lo que cabe, siempre han sido bastante normalitos...

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

synnove dijo...

¿Realmente existió alguien así? No puedo imaginarlo, porque mis maestros han sido siempre muy buenos...

Noto mucha fuerza negativa en el texto. Realmente logras poner el corazón en contra de 'La droga'.

Un saludo,

Mj dijo...

Llamadme abogada de causas perdidas, pero, le preguntaría a " la droga" por qué actúa así...


(Genial el relato, entre el drama, la comedia, la denuncia y la imagen de la tía, que alimantará pesadillas de aquí la que comenta, comiéndose los pelos)

[...Canal_Nostalgia...] dijo...

Me ha gustado mucho, sobre todo cómo lo cuentas... parece real.


Tuve una profesora que también estaba un poco tocada, pero en mi caso, creo que nos pasábamos más los alumnos que la propia profesora. La pobre a veces venía con un ojo pintado y el otro no, se olvidaba de que tenía que darnos clase (o a lo mejor es que se le "olvidaba")... recuerdo que una vez se cayó un compañero de la silla y ella no le prestó atención, pero en cambio le montó un pollo a otro que quiso levantarse de su mesa para afilar un lápiz...

Profesores tarados hay bastantes. Esta era una buenaza, el problema está cuando son como los de tu relato.

______________ dijo...

Vaya, has conseguido que odie a esa profesora, espero que no este ni medio basada en un personaje real.


Un saludo,


Pedro

Carlos dijo...

La droga potente de la manipulación. No deja pistas, ni olor ni mas sustancia que el amargo sabor de sus tentáculos. Buenísima narración de algo que lejos de ser aislado pulula por los niveles de la sociedad y que tan bien ha quedado denunciado en tu relato. Intenso de principio a fin. Ojalá la droga consigan erradicarla de la escuela :)
Un abrazo!

Carlos dijo...

Y (collejas) nada de tonta!! Lo que escribí fue una paranoía que no sabía hacia donde me iba a llevar y terminó haciendolo al parto del 2008. Se supone que muere el 2007 pero por mucho que tuviera la idea en la mente no conseguí transmitirla bien.
Feliz año Marisela!!!! un abrazo enorme

Hellraiser dijo...

Vaya tela con la historia. Que si es real, es para encerrarla de por vida; si no lo es, es para que te encierren a ti! ;)
Sobrecogedor, anda que no! :)

Besos!!!